FUEGO EN TUS OJOS

 

Las Guzman, tres hermanas litoraleñas, exhiben sus fantasías ardidas en el encierro.
Entre sus cuerpos se azuza el fuego de la mirada de un hombre deseado, inalcanzable. 
Y también el fuego de ser muchacha y no alcanzar a encausar con las palabras el torrente del deseo.
En estallado melodrama ritualizan su feminidad bastarda, su dragueo de sí mismas,

su anhelo de ser otras, su jaula de novelería, su querencia feroz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un espectáculo bastardo

Cercano a cumplir cinco años de existencia como grupo, encaramos la producción del séptimo espectáculo de Galpón Momo Teatro. En esta ocasión, nos hemos propuesto realizar una obra que se diferencia de las otras por trabajar con un género puntual, el melodrama. Fuego en tus ojos, entonces, se presenta como un espectáculo bastardo, en tanto que degenera los propios orígenes, las formas naturalizadas de hacer, interpelando nuestras poéticas y tradiciones. 
Sin embargo, tomar como punto de partida este género implica la posibilidad y necesidad de trabajar sobre varios niveles conceptuales, desgloses y repreguntas sobre su implementación.
Por un lado,  entender que tomamos un género y un discurso menospreciado, cuya masividad lo hace para la alta cultura algo menor, abyecto, coloquialmente hablando “grasa”.  Un bien de alcance masivo cuyo valor, por lo tanto, se ha devaluado porque se accede fácilmente a él. Llevado hasta los límites del hartazgo por su alta reproductividad en películas, series, telenovelas, best-sellers y otros tantos productos de consumo masivo. Tal vez, con justa razón, todo esto es cierto. Tal vez, como discurso en sí mismo no tenga mucho que aportar a las problemáticas actuales. Incluso en sus poéticas, procedimientos y temas es un género conservador, de formas y estructuras muy simples y fijas, rematadas por fábulas moralizantes y atravesadas por efectos sentimentales. 
Sin embargo, en los tiempos donde las modas teatrales imponen la frialdad, lo cool y lo desafectado, donde la potencia física no es más que eso, un mero virtuosismo en tercera persona y los textos son listas de anécdotas carentes de preguntas, ¿por qué no desafiar esta tendencia estéril de buscar lo último en pos de un material que nos coloque en el problema de lo sensible, de la cosa inabarcable del deseo, lo vital y erotizante? ¿Por qué no plantear un melodrama de fácil acceso pero de difícil digestión? ¿Que una vez que estemos adentro nos interpele? Un material, que a golpes de artificio de batalla con la idea de verdad, pura, solemne y filisteísta. Elementos sumamente reconocibles que visualizan lo que está detrás, los cuerpos producidos por esos discursos que entran en tensión con las marcas que deben portar, la rebeldía frente aquello que está inscripto y que todo género debe cumplir como  mandato natural.
Fuego en tus ojos, plantea el desafío de subvertir una poética masiva, agotada pero aún eficaz.
Este es un eje importante, porque la propuesta intenta transitar el género con los conflictos que genera pero alejándose de la parodia. En este sentido, entendemos que la parodia del melodrama ha sido explorada por autores y artistas que nos precedieron, siendo una forma de dialogar con el género sin perder la posición elevada. Tal vez, nuestra intención implica un caminar por los bordes, transitar la impureza del límite, entre el territorio del género y el de una técnica elevada y precisa que fricciona con la poética y hacer un melodrama a pesar de nuestra tradición, para discutir con ella y luchar contra su cristalización y la aplicación de fórmulas y recetas. ¿Qué pasa cuando nos corremos de la parodia y transitamos desde una perspectiva casi fenomenológica con las herramientas que se tienen esa cosa llamada melodrama?
Y no sólo el melodrama, sino sobre todo el imaginario mecanizado de lo que entendemos como melodrama. Ahí sí, aplicar toda fórmula, gesto repetido, cliché familiar, para preguntar, ¿es tan así? y desde ahí, recurrir a las fuentes teóricas, históricas, y referencias audiovisuales, literarias, plásticas que nos permitan verificar o no la intuición surgida del campo de ensayo. 
El mundo reconocible, familiar, genera condiciones para que surja la pregunta. Esto invierte los procesos y procedimientos de espectáculos anteriores, donde la pregunta iba claramente por delante, abanderada y motor de la obra. Aquí se esconde, conspira, susurra, acecha. Pero cuando aparece tiene consecuencias drásticas y por lo tanto dramáticas. Entonces, se ve como… y suena a… pero se desliga de la preocupación de ser, lo cual inyecta el carácter performativo propio de la actual identidad del grupo.

Ficha técnica 


Actúan: Rocío Passarelli, Gisela Campanaro, M Eugenia Bifaretti
Vestuario: Mara Mroczek

Asistente de vestuario: Laura Averza
Diseño de escenografía: Corina Herran

Realización: Galpón Momo Teatro
Iluminación: Celina Novara
Diseño gráfico: M Eugenia Bifaretti
Dramaturgia: Gisela Campanaro
Asistencia de dirección: Agustín Lostra
Dirección: Julián Poncetta 

 

 

RESEÑAS Y ENTREVISTAS

Miradas y notas del grupo sobre Fuego en tus ojos

 

https://gmomoteatro.wixsite.com/gmomoteatro/dramaturgiaestallada

https://gmomoteatro.wixsite.com/gmomoteatro/brigadamelodrama

Entrevista a Julián Poncetta para Tren para pocos - Radio Estación Sur 91.7 

22/11/2018

 

https://radiocut.fm/audiocut/fuego-en-tus-ojos/?fbclid=IwAR3URH0VsAcZBhVL0iPaH4V0Zzmyc3CaPwkCN_nuN4dtFleVj9g9k59otcM#f=radio&l=related 

46519274_724459544601736_562786071642688
46900462_124938465058175_581992991444225