Reseña de proyecto cero: cero certezas

por Leo Contreras

Casi desde el inicio de la obra me invadía un deseo de orden, de correlación, de búsqueda de "sentido" a lo que veía, a lo que escuchaba, a lo que sentía, un deseo que aparece y desaparece con cada diálogo con cada prender y apagar de luces, para volverse un montón de incertidumbres, no todas disfrutables, no todas fáciles de transitar.

¿Son acaso lxs actores, pensamientos entrecruzados en una sola cabeza? ¿cuantas voces, cuantos recuerdos, cuantas personalidades o personas distintas, cuanta información, cuanto descontrol, cuanto autocontrol o control de afuera?

Estamos tan chipeados que queremos gritar, que queremos hacer que paren, ¿por que no lo hacemos, por qué no lo hicimos?

Me descubría desde afuera tratando de encausar, tanto deseo, tanto morbo, tanto sexo, la escala de colores, los volúmenes del sonido, la intensidad de la luz.

Y que es toda esta mierda que he escrito sino una intensión de ordenar al menos para mi en una especie de jerarquía lo que sentí; usando este lenguaje verga (verga flácida por supuesto).

Que difícil ser el espectador, que fácil ser el espectador, cuantas ganas que muestren más piel, cuantas ganas que escondan más piel, ojalá que no se le electrocuten ojalá que no se golpeen, que no rompan nada o si que lo rompan todo, si que lo hagan mierda ¿por que tanto cuidado?

Y de nuevo más preguntas del tipo pacatas. ¿Quien va a limpiar todo esto? Quien va a ordenar todo esto, quien lo va a arreglar? ¿Esta todo así planeado, todo está saliendo como acordaron o es todo una sucesión de errores, de hermosos errores? No sé cual respuesta dejaría más tranquila mi cabeza.

Yo terminé con los pies arriba de la silla y la boca tapada, tal vez fue involuntario o tal vez no por que apenas y podemos contener el deseo de protagonismo, de hacer parte de ese caos ordenado o de ese desorden bien encausado, mientras disfrutamos y sufrimos el estar afuera.

73023651_10220284549726557_5388458990239
73318490_10220284311320597_6215684500496