TALLER ANUAL DE ACTUACIÓN Y ENTRENAMIENTO

Presentación: 

El “taller anual de actuación y entrenamiento” se propone como un espacio de creación, investigación y exploración poética en base a herramientas y procedimientos que provienen del campo del Teatro. En este sentido, se busca el encuentro individual y grupal en un marco que posibilite la experiencia y la pregunta frente al objeto que se quiere aprender. Apostando a  que esto nos lleve a realizar un acto extraordinario que rompa con el mecanismo de lo obvio y,  a través de la multiplicación de las preguntas, a desmenuzar acciones, mitos, mandatos y recetas. 
De esta manera,  buscamos generar condiciones que permitan el aprendizaje, reconfigurando las posiciones, repensando el cuerpo y el pensamiento, apuntando al surgimiento y entrenamiento de un actor creador, capaz de proponer materiales, imaginarios y complejizar las experiencia escénica.

 

Objetivos: 

-     Presentar  procedimientos y herramientas para la creación escénica.
-     Promover el  entrenamiento psicofísico-vocal como eje para potenciar el uso técnico y poético del cuerpo y pensamiento del actor/actriz. 
-    Generar y propiciar una actitud reflexiva y crítica de los modos de producción escénica, dentro del campo artístico.
-    Presentar e identificar principios y categorías teatrales para el trabajo del actor-creador
-    Propiciar un espacio donde estimular y producir desde un estado creativo, dándole valor a los procesos individuales y colectivos.

 

Entrenamiento físico-vocal:  

Como se menciona en los objetivos de este taller, se comprende el entrenamiento como un eje principal del trabajo del actor. A través de una serie de ejercicios básicos se presentan los primeros elementos que constituyen el trabajo en escena: el encuentro con la propia fisicidad, la presencia, la resistencia, el aburrimiento, el cambio, el pensamiento en acción. En fin, categorías que acompañan el hacer teatral y con los que es necesario reencontrarse para problematizar y, lejos de solucionarlos, profundizar el aprendizaje al transitarlos. 

 

A su vez, en el entrenamiento, se encuentran los principios básicos de los procedimientos de creación escénica. 
-    Equilibrio precario
-    Oposición
-    Energía en el tiempo
-    Energía en el espacio 

Dichos principios atraviesan el trabajo y se cruzan con categorías tales como la rítmica, el espacio, el campo sonoro, la plástica.

Por lo tanto, el trabajo no apunta a la mera adquisición de habilidades sino a buscar y entender, a través de un trabajo exigente y profundamente corporal, la unidad que lleva a mayores niveles de atención y escucha. ¿Cómo dialoga la acción con el pensamiento, la imaginación y el contexto donde se realiza? ¿Cómo estar presente, en conexión con el acontecimiento y en relación con lo que ocurre? ¿Qué singularidad puedo aportar y proponer a partir de una consigna? ¿Qué batería de fricciones configuran el entramado de un imaginario? ¿qué lugares habilito para que estas partes dialoguen, discutan e interfieran pero sin paralizar o bloquear los impulsos generados?
Proponemos entonces ejercitar un actor-creador que piense en acción, produzca sentidos y sea consciente de sus medios y potencias, dispuesto a la pregunta que abre y rompe con lo mecanizado.
Asimismo, entendiendo que la producción de este actor-creador al que apuntamos se enriquece y se complejiza al transitar procesos de diferentes disciplinas, buscamos incorporar ejercicios de la acrobacia y el canto con el fin de trasponer lo que éstos producen a la acción performática. Los ejercicios acrobáticos nos conectan con la emoción, en su proceso hay riesgo: esto vincula al actor-creador afectivamente con el desafío. El canto implica al cuerpo en algo tanto sonoro como rítmico y espacial, al ponerlo en práctica ejercitamos las variaciones vocales, la memoria auditiva, la voz en el espacio, la escucha. 

 

 

Creación escénica:

En cuanto a la creación escénica, entendemos que a diferencia del campo del entrenamiento que tiene sus reglas específicas, el momento de creación es también un acto de traición. Por lo tanto, buscamos ir más allá del cliché y de lo obvio, siendo la improvisación una herramienta no sólo de composición sino de investigación. A su vez se proponen ciertas obstrucciones y desafíos en la búsqueda de encontrar nuevas formas y miradas. 
En este sentido, nos preocupa profundamente el cómo hacer para entrar en el material escénico, que puntos de acceso tiene y como eso permite una relectura de la escena, un nuevo desplazamiento poético, otra sensibilidad en el hacer y en el pensar. Por este motivo, la necesidad de propiciar un espacio donde el estado creativo invite a los participantes a una actitud activa, donde la exploración de su imaginario esté acompañado por la concreción del mismo, por entender la literalidad de la palabra material escénico, en tanto es algo que ocurre en el espacio que se puede manipular y que es parte del oficio del actor llevarlo a cabo.
Por último, vale aclarar que si bien para la presentación de este proyecto se separan, los ejes del entrenamiento y de la creación escénica, son recíprocos y están en diálogo y confrontación permanentes. Ambos son necesarios en la apuesta por un actor emancipado, creador, sensible y pensante, capaz de dialogar, confrontar y vincularse con aquello que está por fuera de sí mismo: un texto, otro actor, el director, el espacio, el espectador.


Producción:

Finalmente, en cuanto a la problemática de la producción de un material el taller apunta a dar las herramientas, pero no tiene como objetivo una muestra final a fin de año. En este sentido, preferimos dar una discusión al respecto con otros espacios similares, siendo este último un punto diferenciante. ¿Cómo se rompe el mandato de “mostrar” y se profundiza sobre lo procesual?  Correr el eje del resultado como objetivo último, y focalizar la energía en que nos lleva a ese resultado, acercar la experiencia lo más que se pueda al campo de ensayo, al valor del proceso y desde ahí crear un material que también tenga valor para ser mostrado. 

taller 2019-01.jpg